viernes, 18 de marzo de 2011

55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Eso es lo que pasa con nosotros hoy cuando recibimos un mensaje de Dios, en lugar de ir directamente y hacer lo que Dios nos dice, nos detenemos por algún asunto social.  Debemos tener algunas cenas con helado y todas esas cosas, traer asuntos sociales a la iglesia.  Deberíamos llevar el mensaje de Dios a los muertos, a los muertos en pecados y transgresiones. 


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Ahora note, ¿Porqué Elíseo mandó ese bastón?  ¿Alguna vez se detuvo Ud. a pensar eso?.  Eso fue porque Elíseo sabía que las vestiduras que él usaba eran benditas.  El sabía que Dios vivía en su corazón y que cada cosa que él tocaba era bendecida.  El  mismo sabía eso, así que su fe estaba en ello.  Así que él envió el bastón sobre el niño.  Yo pienso que es ahí donde Pablo tomó el poner pañuelos y prendas de su cuerpo por el enfermo y afligido.


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Ahora, eso podría haber trabajado muy bien, pudiera haber estado bien si la mujer sunamita hubiera creído eso.  Pero ella no sabía si Dios estaba o no en el bastón.  Ella sabía que Dios estaba en el hombre, así que dijo "Vive el Señor y vive tu alma que no te dejaré".


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Ella iba a permanecer ahí hasta que encontrara la respuesta.  Ud. sabe, me gusta eso, esa determinación de permanecer con eso.  Ese es el problema con la gente hoy, ellos leen a donde Dios es un sanador, pero miran a su alrededor y dicen "Bueno, el señor fulano nos sanó".  Entonces ellos se rinden, pero hermano permanezca con eso, Amén.  Así Dios lo dijo y El tiene que cuidar Su palabra, porque no es ya más su palabra sino la palabra de Dios.  Permanezca con eso.


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    La sunamita dijo "No te dejaré".  Así que Elíseo ciñó sus lomos y salió sin una visión, no sabiendo qué hacer.  Pero ellos se fueron. 


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Giezi se adelantó y entró al cuarto, puso el bastón sobre el niño y esperó pero la vida no venía.  El pequeñito aún estaba muerto, Giezi se volteó, esperó un rato pero aún el niño seguía muerto.  Así que él recogió el bastón y corrió para encontrar a Elíseo y la mujer sunamita y le dijo lo que había hecho, que había puesto el bastón sobre el niño y aún no había vida, ni aliento, ni había abierto sus ojos, pero que aún estaba muerto.  Así que Ud. vea, la fe de la mujer no estaba en el bastón sino en el profeta.


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Ahora, depende dónde esté su fe.  Alguna gente dice que ellos tienen que poner sus manos sobre de ellos, otros como dijo el romano "Habla la palabra y mi siervo será sano" (Mateo 8RollEyes.  Una mujer no sintió que fuera necesario que él pusiera sus manos sobre de ella, sino que tocó sus vestiduras.  Y Jairo lo buscó para que viniera con su hija que estaba muriéndose "Ven y pon tu mano sobre ella" (Marcos 5:22-23).  Depende dónde esté puesta su fe.  Así que Elíseo estaba correcto.


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Yo creo que él sólo estaba probando porque sabía que Dios bendecía todo lo que él tocaba.  El creía eso y quizás él dijo "Dios ha bendecido esto y si lo pones sobre el niño creo que Dios obrará".


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Ahora, no importa lo que era su fe, si la fe de la mujer no era la misma eso no obraría.  ¿Ve lo que quiero decir?.  Se requiere su fe junto con la fe del pastor,  Uds. dos deben tener la misma fe.  Entonces si Ud. cree la misma cosa que lo que el hombre de Dios le ha dicho,  tiene que suceder algo.


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Así que el hombre de Dios creyó que él no tenía que  ir allí si podía enviar el bastón, pero la mujer decía que no, ella iba a permanecer con él hasta que encontrara la respuesta.  Así que ambos se fueron.


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Ellos vinieron al patio y para entonces había quizás una multitud, todos allí estaban lamentándose y gritando.  Qué lugar para la fe.  Elíseo permaneció allí, no había visión y no sabía qué hacer.  Así que él observó alrededor y vió al padre gritando y todos los vecinos y otros escandalizando. 


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    El fue a su pequeño cuarto a donde la mujer había acostado sobre la cama al niño y sacó a todos del cuarto y cerró la puerta, se hincó en una esquina y comenzó a orar.  Cuando lo hizo se levantó y caminó para arriba y para abajo hasta que el Espíritu de Dios vino sobre de él.  Cuando ese Espíritu de Dios bajó sobre de él no hay duda que él tuvo una visión y fue y se puso sobre el niño, no oró, sólo puso sus labios sobre sus labios, sus ojos sobre sus ojos, sus manos sobre las manos y el niño estornudó siete veces y vino a la vida.  ¿Qué era?.  No era ese predicador pero era Cristo en Su profeta que trajo a ese niño de regreso a la vida.  ¡Aleluya!.


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    ¡Oh vaya!  Qué maravilloso cuando salió y dijo "Giezi, llama a la sunamita".  La mujer vino a la puerta y fue premiada por todas las cosas buenas que había hecho, que poco sabía cuando hizo ese cuarto para Elíseo y tendía su cama con sus manos que algún día su niño muerto estaría ahí y el cuerpo de ese profeta a través de Cristo traería a su niño de vuelta a la vida.


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Ud. no sabe lo que pasa cuando tratan de hacer algo uno por el otro, debemos ayudarnos uno al otro.  Eso es cierto, es como pan echado a las aguas, regresará a Ud. algún día (Eclesiastés 11;1).


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Su actitud hacia Elíseo le trajo la victoria, si hubiera ido a Elíseo y le hubiera dicho "Ahora, mira aquí, tu hipócrita, mi pastor después de todo estaba correcto" ¿Ve?.  Si hubiera ido con esa clase de actitud, nunca hubiera obtenido nada de él, pero la actitud hacia el hombre de Dios produjo exactamente lo que ella quería.  Ella obtuvo la victoria porque creyó.


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Esa es la única manera que puede ser, si Ud. cree que Jesucristo es una historia mística, alguna cosa como le dicen a los niños de Santa Claus, o algo así, Ud. nunca recibirá nada, Ud. debe verdaderamente creer en su corazón que El es el Hijo de Dios,  que murió, se levantó, ascendió a lo alto y que vive aquí con nosotros esta noche y que hará todo lo que prometió en Su Biblia que haría.  Cuando cree algo así, algo sucederá.


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Entonces ella se inclinó ante Elíseo, reconociendo que era un siervo de Dios, levantó al niño, inclinó su cabeza y salió del cuarto con su corazón lleno de amor y con la crisis terminada.


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Que si ella solo se hubiera detenido y hubiera dicho "Bueno, toda esperanza se ha ido, el doctor se fue apenas y dijo que no se podía hacer nada.  Y ahora mi niño está muerto y supongo que es todo lo que se puede hacer".  Si ella se hubiera sentado sin hacer nada esta historia nunca hubiera sido dicha, si no hubiera habido fe en su corazón, hubiera sido de esa manera.  Pero Dios en su misericordia puso algo en el corazón de la madre que causó que ella supiera que había algo que podía ser hecho.


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Ud. podría estar con su familia así, en esta noche, y quizá cada esperanza que hubiera tenido se hubiera ido, no teniendo esperanza de sanar, y el doctor desanimándole, el hombre haciendo lo que puede, sobrepasando a la ciencia.  Pero aún así si algo sucediera en el fondo de su corazón que le dijera "Sí hay, sí hay".  Entonces quédese con eso.


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Paul Radar, un predicador amigo mío murió hace años en California.  El era un hombre maravilloso, misionero, gran creyente en sanidad divina.  Una vez contó una historia de cuando él y su esposa estuvieron en Sudamérica en un viaje misionero.  El tenía fiebre, fiebre amarilla o fiebre de agua negra o algún tipo de fiebre que lo mata en unas cuantas horas, y ellos estaban a kilómetros y kilómetros en la selva, a donde había ido a los nativos en un botecito.  Después que una noche habían cenado, comenzó a enfermarse más y más, le dijo a su querida esposa "Querida, ¿Te podrías arrodillar aquí y orar por mí?  Parece como que el cuarto se está obscureciendo".  Así que ella lo hizo y oró y entonces dijo "Querido, ¿Quieres que vaya por un doctor?"  Paul dijo, "No, no vayas, tardarías mucho y en una noche como ésta es difícil decir si pudieras conseguir un doctor, sólo ora por mí querida, y mantén tu mano sobre mí".


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Y siguió obscureciéndose en el cuarto así como su luz comenzó a desvanecerse, después de un rato todo se obscureció y él soñó que estaba de regreso en su hogar de Oregón a donde solía cortar árboles en el negocio de la madera, él era un hombre muy fuerte.


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    En su sueño, su jefe le dijo que subiera a la montaña y cortara un trozo de cierta medida y lo bajara a él.  Paul dijo "Muy bien jefe".


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Y mientras estaba allí inconcientemente, en su sueño tenía la primavera de su juventud en sus pies otra vez.  El corrió hacia la colina y fácilmente derribó el árbol, podía sentir su hacha así como penetraba en ese árbol suave de Oregón y cómo caía.  Después de recortarlo él insertó su hacha en el árbol y trató de levantarlo, pero su fuerza se había ido de él, e hizo todo lo que pudo para levantarlo pero él dijo que su fuerza se había ido completamente.


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Quizás esa sea la manera en que Ud. se siente en esta noche, de que su fuerza se ha ido completamente y toda esperanza y las demás cosas parece como que se han ido.


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Paul dice que él pensó "Bueno, yo debería de ser capaz de levantar esto, yo los he levantado anteriormente".


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Posiblemente Ud. ha sido sanado antes, pasar a través de una línea de oración y ser sanado pero esta vez simplemente no tiene suficiente fe.


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Paul Rader dijo que se agotó completamente y sólo se sentó y agachó su cabeza y comenzó a llorar.  "Estoy tan débil y no puedo moverme, he perdido mi fuerza, no sé lo que haré".  Entonces él oyó la voz tan amable y bondadosa de su jefe que le dijo "Paul, ¿Qué es lo que pasa?".  El dijo "Jefe, no tengo las fuerzas para levantarlo, simplemente no puedo traerlo aquí".  El jefe contestó "Paul, tú te estás esforzando en vano, te estás maltratando sin necedad, ¿Qué no ves aquel arroyo allá abajo?, esa corriente corre a través del campamento, ¿Porqué no sólo empujas el tronco en el agua, brinca sobre de él y montas hacia abajo?".


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Cuando Paul miró otra vez vió que su jefe era Jesús quien le había dicho "Sólo lánzalo al agua Paul, no lo intentes ya mas, sólo súbete en él y móntalo y ve abajo al campamento".


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Así que Paul  sólo lo lanzó en la corriente y entonces brincó en la corriente del agua y comenzó a hacer saltar al  agua  así como la corriente lo llevaba hacia abajo del campamento.  Paul dijo que su fuerza estaba regresando a él y comenzó a gritar lo más fuerte que pudo "Estoy montando sobre de él".  Su esposa quien había estado orando y poniendo sus manos sobre de él dijo que así como él volvía en sí, brincó clamando "Yo estoy cabalgando sobre de él, ¡Estoy montando en ello!, ¡Estoy montando en él!".


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Hermano, así es en esta noche, se necesitará tomar a Jesucristo y Su promesa, para lanzar las cosas al agua del Espíritu Santo y yo cabalgaré sobre de eso ¡Aleluya!.  Eso es.  "Estoy montando en ello".


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Y Ud. sólo manténgase montando, no importa lo que alguien diga, no importa cuantas veces haya Ud. tratado, sólo empújelo y comienza a montarse en él. 


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Hace algunos años los doctores de la clínica Mayo me miraron a la cara y dijeron "Rev. Branham, Ud. no tiene oportunidad de vivir", pero yo tomé a Dios en Su palabra y monté sobre de ella


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Dios prometió que algún día El me enviaría del otro lado, está viniendo sobre  mí la edad pero, "Yo estoy cabalgando sobre de ello".  Yo sé que cada promesa en el libro es mía, cada capítulo, cada verso es mío.  ¡Oh, vaya! Dios prometió "Aquel que oye mis palabras y cree en el que me ha enviado, tiene vida eterna y no vendrá a condenación, pero vendrá de muerte a vida (Juan 5:24) y  "¡Yo estoy montando en eso!"  Yo lo creo, Cristo lo dijo, ¿Qué dijo?  "Aquel que oye mi palabra y cree en Aquel que me ha enviado" tiene ahora mismo, "Vida eterna", y no vendrá a condenación pero pasó de muerte a vida eterna, yo he estado montando sobre de eso por veintitrés años ¡Aleluya!.  El viaje pronto terminará y cuando sea, aún yo estaré montando en ello. 


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Cuando yo veo un hombre ciego con grandes lentes gruesos pienso de mí mismo, yo no podía ver sino sólo un poquito enfrente de mí, pero por la gracia de Dios, en esta noche puedo leer la impresión del periódico como a un metro de mí.  ¿Qué fué eso?  Yo tomé a Dios en Su promesa y cabalgué en ella hasta que Dios me envió mi vista.  Ahora puedo cantar "Sublime gracia, qué dulce el sonido que salvó a un miserable como yo, estuve una vez perdido, pero ahora me encontró, estaba ciego pero ahora veo".


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Oh, tomaría Dios en Sus promesas e iré adelante creyendo eso que Dios dijo, anclado aquí en mi corazón, es mi propiedad personal porque Jesús murió por eso.  "Estoy montando en eso".  Yo lo creo.


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Amigo pecador, el mundo está en caos en esta noche, las bombas atómicas y de cobalto están colgando sobre nosotros.  Una vez se me dijo cuánto poder hay en una libra de uranio, se necesitarían miles de toneladas de TNT para formar la presión de una sola libra de uranio, y el Hno. Moore pastor del tabernáculo Vida en Shreveport, Louisiana  dice que uno de sus amigos pilotos de Jets, le dijo acerca de una bomba que él cargaba en su avión..  Eso tenía más presión y poder que un camión cargado con TNT.  Una serie de bombas atómicas o de cobalto podría ser disparada por nuestros enemigos y destruir la tierra entera.  Nuestros enemigos sin corazón, brutales, insanos, tienen eso en sus manos en esta noche.  ¿Porqué confían en el poder atómico? ¿Porqué confían en las cosas de este mundo, en sus hogares, en sus lugares, en sus posiciones?.  Tome a Dios en Su palabra y suba en ella.  Donde sea que Dios lo haya prometido, El lo hará.  ¿Ud. lo cree en esta noche? Dios tenga misericordia.


55-0301 (o) Eliseo Y La Mujer Sunamita @
    Entremos en contacto con el representante de Dios, ¿Quien es? Elíseo.  Elíseo lo fue en aquel tiempo, ¿Quien es hoy? Jesucristo es El Su representante.  Mujer, hombre, joven, niña, si esa mujer sunamita podría creer por su hijo muerto cuando todas las posibilidades se habían ido, cuando ella podía creer en un hombre natural, ese Dios que estaba en Elíseo, cuánto más puede Ud. creer que Dios está en Cristo reconciliando al mundo a sí mismo.  Es tiempo que nosotros seamos reconciliados con Dios ... Dios les bendiga .


Publicado por fb@100000094750976 @ 2:44
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios